COMUNICADO GENERAL DEL SITANSP

El Sindicato de Trabajadoras y Trabajadores de la Academia Nacional de Seguridad Pública SITANSP ante la comunidad pública denuncia situaciones irregulares que se vienen dando al interior de la ANSP. Situaciones como:

I. Trato ofensivo a la Dignidad Humana de las y los trabajadores. Nuestras bases argumentan situaciones de irrespeto a su dignidad.

II. La Constante Violación a las Garantías Constitucionales que regulan el Debido Proceso Administrativo de forma reiterada y arbitraria. Es decir, la mala aplicación de procedimientos disciplinarios en forma ilegal, adoptados por la administración, como medidas de incapacidad para administrar y desarrollar sanamente una Institución Pública que nace a la Luz de los Acuerdos de Paz del 16 de enero de 1992 en El Salvador.

III. Evidente desinterés por la dimensión formativa de la ANSP. A la fecha se ha incorporado gran cantidad de empleados administrativos a la plantilla de la ANSP. Dicha acción es favorable en la medida que posibilita a más salvadoreños contar con una fuente de empleo para ellos y sus familias; pero llama poderosamente la atención que no ocurre lo mismo en el sector Docente, en todo caso, se ha recurrido a la modalidad de contratarlos bajo la modalidad de Prestación de Servicios Profesionales. Cómo sindicato nos preguntamos, ¿lo académico debe servir para justificar lo administrativo o lo administrativo, debe ser el soporte, para la labor académica? Si por Ley la función sustantiva de la ANSP es la labor formativa de policías, ello debe traducirse en acciones concretas orientadas a fortalecer el proceso formativo, a la par de los procesos que dan soporte al mismo.

IV. Irrespeto al Espíritu Democrático de los Acuerdos de Paz. En ellos se señala que la naturaleza de “La Academia Nacional de Seguridad Pública será un organismo autónomo colocado directamente bajo la autoridad del Ministerio del Ramo.” De la misma suerte se definió que “La Policía Nacional Civil y la Academia Nacional de Seguridad Pública serán reguladas por sendas leyes especiales”. Son dos Instituciones con diferentes Misiones; pero con un mismo propósito doctrinario, que gozan por Ley de creación de Autonomía Financiera y Administrativa propia. Como Sindicato comprendemos que el fin último de la ANSP, es formar a los profesionales de la seguridad pública en El Salvador, lo que requiere de una estrecha colaboración y ágil comunicación entre la Dirección de ambas instituciones, como de una decidida participación de personal policial en el desarrollo del proceso formativo; pero rechazamos frontalmente acciones tendientes a desdibujar el carácter autónomo de la ANSP frente a la PNC, tales como: la incorporación de instructores a asignaturas, hasta ahora servidas por personal no policial o el franco desplazamiento de jefaturas no policiales en virtud de “abrirles espacio” a personal policial, para que desempeñe tales tareas. El espíritu del Acuerdo de Paz fue que los futuros miembros de la PNC no asumieran el culto al uniforme, que aprendieran a ver a la ciudadanía, desde su proceso de formación, como el sector al cual ha de brindar servicio en sus labores diarias. Con el desplazamiento de personal no policial el mensaje transmitido a la población es otro: “se debe servir a la institución y al uniforme”.

Resultan preocupantes expresiones de autoridades de la ANSP que son propias del Corporativismo Fascista, quienes esgrimen que: “sólo un policía puede formar a un policía” olvidando que los hombres y las mujeres que conforman la PNC, deben ser formados para servir a la sociedad, desde su labor propia de acuerdo a su naturaleza en la PNC, no para servir a la institución policial como un fin en sí mismo.

Es preocupante que ante los señalamientos formulados por el SITANSP, las actuales autoridades invoquen el argumento usado por las administraciones de ARENA, quienes esgrimían que los Acuerdos de Paz no son un instrumento normativo o que su vigencia política ha sido superada por las condiciones actuales, cuando informes como el presentado por el Señor Procurador Dr. Oscar Luna el día 12 de abril en los medios de comunicación indican lo contrario.

La ANSP ya ha sufrido en el pasado como fruto de la Dirección de Personal Policial al interior de la misma. El tristemente célebre caso de la promoción VII del Nivel Ejecutivo a quienes, después de evidentes manipulaciones de oficiales de la PNC para su selección hechas públicas ante los medios de comunicación, se les obligó a llevar un curso extraordinario; así como la presión ejercida por el Inspector Garay Coto ante los docentes que en la mañana le daban clases en el Curso de Ascenso y por la tarde eran subordinados de él en el Área de Formación Inicial son claros ejemplos de porque debe evitarse que oficiales policiales se vuelvan juez y parte de los procesos formativos impulsados por la ANSP.

Nuestro compromiso histórico es mantener viva la memoria histórica, de aquellas personas que con su aporte y sus vidas, sentaron las bases para la construcción de una nueva forma de hacer sindicalismo, teniendo como premisa el dialogo y la razón, para fortalecer la organización sindical y juntos poder luchar por nuestras reivindicaciones laborales, por que se respeten nuestros Derechos Fundamentales y laborales.
En la ANSP como en cualquier otra institución, todas y todos sus empleados, debemos de ser vigilantes de que se respeten la Dignidad Humana de todos y todas las trabajadoras, cualquiera que sea el servicio, labor o actividad de trabajo que desarrollemos. Se debe de respetar la estabilidad en nuestros cargos, el goce pleno de nuestros Derechos laborales que surgen de la relación de trabajo entre empleadores y empleados. Deben ser respetadas en un ambiente de Legalidad, garantizadas por el Código de Trabajo, Convenios y Tratados Internacionales, Reglamentos y otros.

Cuando a una trabajadora o trabajador se le acusa de cometer una falta disciplinaria se le debe iniciar una investigación disciplinaria justa, por incumplir con sus obligaciones de trabajo, las autoridades deben investigar en forma técnica, objetiva e imparcial, mediante un proceso legal transparente, donde se le aseguren todas las garantías para su Defensa; a todo trabajador investigado le asiste la Presunción de Inocencia y tiene Derecho a Defenderse en condiciones de igualdad. De lo contrario, si no se cumplen tales garantías todo lo actuado será nulo. Además, los que acusan, tienen la obligación de probar, con hechos reales y verdaderos, por medio de pruebas lícitas, sin ofensas, discriminación y peor aún con coacción y amenazas; los que ordenan investigar y los que sancionan, deben utilizar el cerebro y no los hígados.

Todas y todos los trabajadores debemos de evitar el uso abusivo y arbitrario del Poder y Autoridad, que ejercen las personas, con cargos de confianza o Jefaturas, en su calidad de representantes patronales, poniendo de pretexto que están cumpliendo órdenes superiores del Honorable Consejo Académico y del Señor Director General de la ANSP. No podemos seguir tolerando los caprichos que se traducen en actos ilegales y arbitrarios que producen vejación o atropello a las personas es por lo que denunciamos la indebida y mal llamada Suspensión de la relación de trabajo del compañero JOEL ZETINO, argumentando limitaciones físicas del compañero, cuando en la práctica ha demostrado que está en posibilidades de desarrollar actividades laborales que no demanden esfuerzo físico significativo. Existe la Ley Equiparación de Oportunidades que lo protege. Más escandaloso aún nos parece el trato dispensado al compañero por la Señora Rhina Aldana quien llegó, según expresiones del compañero Joel Zetino, a externarle: “¿Quién le dijo que se presentara a trabajar, si usted ya no es productivo?”. Tales expresiones son inadmisibles en cualquier persona, menos en quien está llamada a asesorar a la Dirección General de la ANSP.

POR TANTO EXIGIMOS:

1. Trato digno de parte de las autoridades y jefaturas, para todas las trabajadoras y trabajadores de la ANSP, como el respeto las Garantías Constitucionales que regulan el Debido Proceso Administrativo.
2. Respeto al espíritu de autonomía de la ANSP y PNC enunciados en los Acuerdos de Paz.
3. Que No se remueva el personal no policial, que actualmente ocupa puestos de jefatura y Reinstalo de los jefes no policiales que han sido desplazados de su cargo.
4. Reinstalo inmediato del compañero Joel Zetino.
5. Se agilice la negociación de Contrato Colectivo.

¡¡¡ Vivan las luchas de las y los sindicalistas del SITANSP…!!!

¡¡¡TODOS POR LA CONSTRUCCIÓN DE UN ESTADO DEMOCRATICO DE DERECHO, CON PLENA PARTICIPACIÓN, RESPETO Y LIBERTAD DE LAS Y LOS TRABAJADORES!!!

“La organización sindical, por el bienestar laboral”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s